Las impresoras 3D están en constante desarrollo, lo cual trae consigo un conjunto único de ventajas, pero también se queda atrás de la fabricación tradicional en algunos aspectos, por lo tanto, se puede decir que el uso de la impresión 3D tiene tantos beneficios, como limitaciones. Se debe tener un conocimiento concreto y detallado de los pros y los contras de todas las tecnologías de impresión 3D disponibles en la actualidad, de esa manera se podrá lograr entender dónde se encuentran los equipos 3D hoy, y hacia dónde se dirigen en un futuro próximo.

En primer lugar, se deben resaltar los beneficios de la impresión 3D:

  1. Gran reducción en costos iniciales: Al fabricar un producto, cada pieza requiere un molde único, y las herramientas personalizadas tienen un precio muy alto. Sin embargo, dado que la impresión 3D no necesita herramientas especiales, el costo de una pieza impresa en 3D depende sólo de la cantidad de material utilizado, el tiempo que tardó la máquina en imprimirla y el procesamiento posterior.
  2. Complejidad geométrica sin costo adicional: La tecnología 3D permite una fácil fabricación de formas complejas, muchas de las cuales no pueden producirse por ningún otro método de fabricación. La naturaleza aditiva de la tecnología significa que la complejidad geométrica no tiene un precio más alto.
  3. Personalización de cada pieza: Con la fabricación tradicional, es simplemente más económico fabricar y vender productos idénticos al consumidor. La impresión 3D permite una fácil personalización, dado que los costos iniciales son tan bajos, todos y cada uno de los artículos se pueden personalizar para satisfacer las necesidades específicas de un usuario sin afectar los costos de fabricación.

Así como existen beneficios, también hay lugar para la mención de ciertas limitaciones que involucra la impresión 3D:

  1. Baja resistencia y propiedades del material anisotrópico: En general, las partes impresas en 3D tienen propiedades físicas que no son tan buenas, ya que se construyen capa por capa, son más débiles y quebradizas. Debido a esto, las piezas de plástico impresas en 3D se utilizan con mayor frecuencia para aplicaciones funcionales no críticas. Sin embargo, DMLS y SLM pueden producir piezas impresas en 3D de metal con excelentes propiedades mecánicas. Por este motivo, han encontrado aplicaciones en las industrias más exigentes, como la industria aeroespacial.
  2. Costos menos competitivos en volúmenes más altos: La impresión 3D no puede competir con los procesos de fabricación tradicionales cuando se trata de grandes cantidades de producción. La falta de una herramienta o molde personalizado significa que los costos iniciales son bajos, sin embargo, también significa que el precio unitario disminuye muy poco en cantidades más altas, por lo que un ahorro a gran escala no puede ser posible.
  3. Exactitud y tolerancias limitadas: La precisión de las piezas impresas en 3D depende del proceso y la calibración de la máquina. Por lo general, las piezas impresas en una impresora 3D de escritorio tienen la menor precisión. Otros procesos de impresión 3D ofrecen una mayor precisión, no obstante, es importante tener en cuenta que estos resultados solo se pueden lograr después de la optimización para características específicas en una parte bien diseñada.

El proceso de impresión 3D puede tener límites, pero no cabe duda de que los beneficios que brinda superan cualquier expectativa que se tenía años atrás para la tecnología 3D. Por lo mencionado, en la actualidad, se aprecian muchas más industrias sumándose a la aceptación y uso de equipos 3D. En un futuro no muy lejano, esta tecnología habrá logrado proyectos inimaginables con impecables resultados.

Share This
TRESDE DENTAL