En los últimos años, el escaneo de teconología 3D se ha convertido en parte vital de un enfoque coherente con la documentación del patrimonio cultural y su conservación a largo plazo. A medida que la tecnología avanza, la ciencia se integra continuamente en la profesión de conservación. Las pinturas históricas están sujetas a una variedad de esfuerzos de conservación reflejados en el uso de tecnología de escaneo avanzado.

Todas las grabaciones de alta resolución en la impresión 3D de sitios, monumentos, pinturas y artefactos realizadas bajo esta tecnología, permiten que se pueda monitorear, estudiar, difundir y comprender la historia cultural, ya que este tipo de herramienta brinda una forma precisa de registro de datos de impresión 3D a color, con una alta calidad de detalle. Se busca que los escaneos de tecnología 3d sean una fiel réplica digital de las piezas reales, por ello, se registran superficies y formas con las resoluciones más altas posibles, y se archivan en formatos sin procesar, para que los datos puedan continuar procesándose a medida que avanza la tecnología.

Lo digital solía estar asociado con lo virtual, pero ahora la capacidad de materializar los datos como objetos tridimensionales físicos exige nuevas exploraciones en los tipos de información que contienen dichos datos. Los niveles de daños y destrucción de los sitios del patrimonio causados ​​por el turismo masivo, las guerras, los desastres naturales, entre otros; han llevado a reevaluar la importancia de la tecnología 3D en la preservación del arte histórico. Este enfoque ayuda a los visitantes a comprender la complejidad de la conservación. El tipo de recolección de datos de tecnología 3D, está siendo posible gracias a los avances en grabación, fotografía compuesta, una variedad de técnicas de imagen multiespectral, procesamiento de imágenes y tecnologías de salida.

Existen una variedad de métodos de escaneo 3D diferentes, cada uno posee tanto ventajas, como limitaciones. El desafío es identificar el sistema correcto para la aplicación adecuada. Ningún sistema puede hacer todo a la vez. La triangulación, la fotogrametría y una serie de enfoques diferentes están redefiniendo la relación entre la imagen y la forma. Los datos en 3D pueden estar a gran escala, registrando la topografía de un paisaje desde grandes distancias o pueden ser de rango cercano y lo suficientemente precisos para documentar la superficie más pequeña.

El escaneo 3D para la conservación del arte permite descubrir datos que pueden examinar detalles más finos que cualquier cosa que un ojo humano pueda detectar. Al inspeccionar la superficie de la pintura primero a través de modelos digitales, los restauradores tienen la oportunidad de completar un plan detallado de restauración, e incluso prototipos de los resultados, antes de comenzar el proceso físico. Este tipo de tecnología 3D beneficia tanto al mundo del arte, que posee el potencial de hacer que los conservadores de las piezas “vuelvan al pasado”, ya que permite que experimenten dentro del archivo digital con alcance al mínimo detalle, restaurando pigmentos originales y permitiendo que las pinceladas originales del artista vuelvan a la luz.

 

Share This