El costo de partes de repuesto puede superar más del 60% de los costos de mantenimiento en la industria. En la práctica, requerir de estas piezas para evitar pausas en la producción puede llevarnos a congelar fondos (al tener que comprar dichas piezas con anticipación) y a destinar espacios de almacenamiento dentro de nuestras fábricas.

Sin embargo, estos problemas pueden ser cosas del pasado gracias a la impresión 3D. Cada vez más empresas adoptan esta tecnología y disfrutan de sus evidentes beneficios. Con las impresoras adecuadas, estos repuestos pueden ser impresos conforme se necesiten en cuestión de horas, sin depender de terceros ni perjudicar nuestra cadena de fabricación. Además, el costo final es

 

Ventajas principales de imprimir repuestos en 3D

 

Diseño e impresión de un repuesto en FDM

 

a. Reducción de costos

La impresión 3D de repuestos nos ahorra presupuesto en 3 áreas claves: la compra de las piezas a terceros, los costos de transporte y el costo que implica almacenar estas partes.

De los problemas que identificamos, el costo de almacenamiento podría ser el más incisivo. Naturalmente, las empresas destinan presupuesto para la compra de repuestos que principalmente puedan garantizar la seguridad de los trabajadores o la calidad de los productos. No contar con un inventario de repuestos supondría problemas aún mayores, ya que pedirlos a un distribuidor podría tomar más tiempo de lo esperado, frenando inevitablemente la producción.

Sin embargo, el costo de esta prevención termina congelando fondos y reduciendo el espacio disponible dentro de nuestras instalaciones. Si bien es importante contar con repuestos, estos rara vez son usados. Es por eso que una impresora 3D resulta una solución óptima a este problema, ya que nos permite contar con los repuestos cuando los necesitemos, sin tener que fabricarlos previamente ni mucho menos crear un inventario. Este último implica aún más perdidas ya que un inventario debe ser revisado y administrado constantemente.

 

b. Plazos de entrega más rápidos

Imprimir en 3D estas piezas de forma local es mucho más rápido que depender de la producción de terceros, sin contar el tiempo de transporte.

La fabricación de prototipos puede crear más pausas en nuestra cadena. Estas pausas se dan en casos donde la maquinaria se debe destinar, momentáneamente, a fabricar el modelo. Si bien no es un gran problema, sí es tiempo muerto que podría ser resuelto de forma práctica y rápida con impresoras 3D.

 

c. Precisión

Con el equipo adecuado, la precisión requerida de nuestras piezas será cumplida con alta rigurosidad.

 

Anillo impreso a detalle mediante DLP

 

d. Fácil almacenamiento

Los modelos 3D de estas piezas son archivos digitales, por lo que su almacenamiento se vuelve muchísimo más sencillo. Y, en caso se requiera imprimir, iniciar el proceso puede hacerse de forma veloz.

 

e. Versatilidad

Lamentablemente, no solo la falta de piezas puede detener nuestra producción. En algunos casos podríamos necesitar piezas difíciles de encontrar, o nuestro distribuidor usual podría dejar de fabricarlas por falta de demanda. Esto nos llevaría a buscar otras opciones en el mercado. Este proceso tomaría mucho tiempo y dinero, multiplicando así nuestros problemas.

 

Pieza de diseño único impresa en FDM

 

Un gran ejemplo de uso estratégico en la impresión 3D es el caso de la cadena automotriz Audi, quienes vienen usando esta tecnología para cubrir las demandas de partes de repuesto. Audi apostó por distribuir impresoras 3D en puntos clave alrededor del mundo para poder eliminar la producción excesiva de ciertos elementos. Ahora, pueden imprimir piezas de acuerdo a sus necesidades, ahorrando espacio y dinero. Gracias a avances en los filamentos, estas piezas pueden ser de materiales con excelentes propiedades mecánicas, como el metal, por ejemplo. Estas soluciones repercutirán, finalmente, en el consumidor, quien podrá comprar piezas previamente difíciles de encontrar en el mercado.

Share This
TRESDE DENTAL