Las impresoras 3D tienen una variedad de funciones en un amplio rango de industrias dedicadas a distintos ámbitos. Uno de los campos en los que se destaca más es en la medicina, donde abarca cuatro principales aplicaciones: reemplazar trasplantes de órganos humanos, acelerar los procedimientos quirúrgicos, producir versiones más baratas de las herramientas quirúrgicas necesarias, y mejorar la vida de las personas que dependen de las prótesis.

El servicio de impresión 3D hace más fácil el desarrollo de procesos médicos que antes podían tardar muchos años. En la actualidad, las técnicas de tecnología 3D, han llegado a ser sumamente detalladas y abarcan una variedad de recursos para producir los modelos digitales originales precisos, con los que se alimentan posteriormente a las impresoras 3D. Se utilizan recursos como: imágenes médicas, rayos X, tomografías computarizadas (TC), imágenes de resonancia magnética (IRM) y ultrasonidos.

Como se ha mencionado, los grandes logros que involucran equipos 3D, se obtienen con arduo trabajo y tecnología de punta. Uno de los ejemplos más destacados son las prótesis personalizadas que, a diferencia de las prótesis tradicionales, son impresas en 3D y se adaptan a la medida de cada usuario, de esta manera, al capturar digitalmente las medidas únicas de cada individuo, se puede construir con precisión, una prótesis que encaje perfectamente.

La Bioimpresión e ingeniería de tejidos, es otro ejemplo que se destaca entre los logros más grandes en el campo de la medicina. Las implicaciones y los ahorros en costos hacen que este avance tecnológico en impresión 3D, sea particularmente inmenso. Durante siglos, las víctimas de quemaduras han tenido opciones limitadas para curar la piel desfigurada, sin embargo, en la actualidad se ha podido crear un prototipo de Bioprinter 3D, que puede producir piel humana. Los investigadores, trabajando con una tinta biológica que contiene plasma humano y extractos de material tomados de biopsias de piel, han podido imprimir aproximadamente 100 centímetros cuadrados de piel humana en el lapso de aproximadamente media hora. Las posibilidades de esta tecnología y las implicaciones de cambio de vida para las víctimas de quemaduras son infinitas.

El mundo médico, en el que los tratamientos, los órganos y los dispositivos son una parte integral, la tecnología 3D está causando una revolución. Con precisión, velocidad y una importante reducción en el costo, la forma en que se trata y se administra la salud, nunca será la misma. Los equipos 3D tendrán cuatro usos principales asociados con innovaciones recientes en el campo médico: creación de tejidos y organoides, herramientas quirúrgicas, modelos quirúrgicos específicos para pacientes, y prótesis a medida. El pronóstico de inversión en tecnología 3D para el campo médico, tendrá un valor de $ 3.5 mil millones para 2025, en comparación con $ 713.3 mil en 2016. Comprobando de esta manera, que la tecnología 3D es el futuro de la medicina.

Share This