Últimamente existe una gran proliferación de los escáneres 3D dentales y su debido software de planificación de tratamiento CAD|CAM, recursos que han contribuido de manera positiva a la experiencia del paciente en odontología. En la actualidad, se habla de la “odontología digital”, la cual consiste en el uso debido de estas innovaciones tanto en clínicas, como en laboratorios.

Sin embargo, diversas corrientes recientes en el mundo odontológico han argumentado que las impresoras 3D pueden mejorar aún más la situación actual, al ofrecer una fabricación asequible para esta industria, ya que ofrece elevar el nivel del componente de diseño y captura de datos de la odontología digital, facilitando la creación de dispositivos dentales impresos en 3D.

Una de las grandes diferencias entre una impresora que utiliza tecnología 3D, y una impresora dental clásica, es el costo.

  • COSTO: El precio de una impresora 3D es tan bajo como $ 500, pero al mismo tiempo puede llegar a ser tan alto como $ 100,000. Las industrias de todo el mundo están en el proceso de adaptación a la impresión 3D en sus flujos de trabajo, y al ser una tecnología que penetra en muchas industrias, puede ser difícil analizar qué características o tecnologías se necesitan en una clínica o laboratorio dental. Debido a que la mayoría de las impresiones dentales no suelen ser muy grandes, estas pueden ser impresas por impresoras 3D de resina de bajo costo. Sin embargo, este bajo costo suele darse debido a que la calidad de estructura y pantalla de fotocurado, no llega a estar al nivel de las impresoras 3D dentales.

Estructura de tanque de impresora dental

Otro punto importante que diferencia la tecnología 3D en impresoras es el nivel de calidad que ofrece este tipo de impresión.

  • CALIDAD: Una impresora 3D dental tiene un uso específico y predefinido: impresión de aparatos dentales funcionales como guías quirúrgicas, dentaduras monolíticas y guardas nocturnos. Lo mencionado, es una diferencia crucial entre la manera que la industria odontológica utiliza este tipo de tecnología 3D a diferencia del resto. Los dentistas producen productos finales, certificados, no solo prototipos y modelos. Esto significa que los elementos impresos deben ser sumamente detallados y listos para la entrega final, es por ello que, para clínicas y laboratorios dentales, se trata de algo más que el costo de una impresora 3D, es necesario preservar una alta calidad en los productos finales.

Además, lo que se destaca de una impresora 3D dental es su versatilidad y capacidad de producción con diversos materiales en corto tiempo.

  • VERSATILIDAD: Los modelos dentales son útiles para crear alineadores transparentes, pero una impresora 3D dental también tiene la capacidad de usar resinas funcionales para producir aplicaciones tales como bandejas de unión indirecta, prótesis parciales y totales, férulas, coronas, puentes, etc. Hay muy pocas impresoras de escritorio que pueden hacer esto, sin embargo, existen impresoras 3D dentales en el mercado que realizan estas tareas de manera precisa y efectiva.

Impresiones de guía quirúrgica, base dental y modelos dentales

Debido a que los dentistas producen entregables, sus necesidades son mucho más específicas que las de la mayoría de los usuarios de impresión 3D. Estas circunstancias particulares se reducen a dos principios, que se consideran los más importantes y que no son negociables al momento de adquirir una impresora en el mundo de la odontología:

  1. PRECISIÓN Y EFICACIA

Un equipo tecnológico sólo es aceptado en una clínica o laboratorio dental, si mejora la dinámica y el flujo de trabajo, o si amplía las capacidades de su práctica. Un gran número de impresoras pueden fabricar modelos dentales, pero la capacidad de imprimir aparatos finales como IBT, bases para dentaduras postizas, coronas, puentes y guardas de noche, provienen de la capacidad de usar resinas certificadas y biocompatibles. Si una impresora no puede usar resinas dentales funcionales certificadas para fabricar un dispositivo dental final impreso, listo para su colocación, entonces no es una impresora que merezca un lugar en el laboratorio dental.

Resinas dentales NextDent

  1. SOPORTE TÉCNICO

Las impresoras 3D que son elegidas para realizar trabajos dentales, son aquellas que existen en un ecosistema de soporte específicamente para odontología. Un experto en impresión 3D que no tenga conocimiento sobre bases de prótesis tendrá dificultades para entender los matices de los requisitos de prótesis para piezas en términos de estética y ajuste. Es sumamente importante que la empresa que provea los equipos cuente con profesionales capaces y con el conocimiento suficiente como para atender y solucionar cualquier inconveniente relacionado a las tareas de odontología que desarrollará la impresora.

Con el pasar de los años, el número de impresoras 3D en el mercado odontológico va incrementándose. Si bien muchos de estos modelos pueden imprimir una selección limitada de aplicaciones dentales (como los modelos de matriz), limitan gravemente su capacidad para ofrecer un tratamiento amplio. Esto se debe a que existen, en el mismo rango de precios, impresoras 3D de escritorio que no están diseñadas para su uso en clínicas y laboratorios dentales pero que son implementadas después, para intentar cumplir los requerimientos.

Por otro lado, existen impresoras 3D que sí fueron creadas específicamente para usos odontológicos, y son capaces de utilizar resinas dentales certificadas y funcionales para producir no solo modelos sino también productos finales en la forma del dispositivo dental impreso. Bandejas de unión indirecta, bases para dentaduras postizas, coronas y puentes, estas son solo algunas de las ofertas adicionales posibles gracias a las impresoras 3D que utilizan un sistema de resina certificado para dental.

Profesionales odontológicos de todo el mundo están adoptando la impresión 3D en su práctica. La odontología digital está evolucionando, y el dispositivo dental impreso, creado en la oficina, es el próximo paso adelante. El futuro de la odontología digital está aquí, y ha llegado en forma de una impresora 3D de escritorio dental.

Share This
TRESDE DENTAL